Fluir es una necesidad, no una frivolidad

Fluir, término que encierra un gran significado, ya no solo a nivel lingüístico sino en el trasfondo del significado del propio verbo.

Fluir, acción tan importante o más como otras tan necesarias para el desarrollo de la vida como pueden ser comer, beber, dormir, etc., fluir tiene que ver con la propia evolución del ser humano, con el desarrollo como persona y ente civilizado.

 Fluir, debido a la falta de fluidez, hemos padecido todos un gran conflicto bélico entre “unos y otros”, si entre ellos hubiera aflorado la fluidez, esto no tendría porque haber pasado.

Fluir, simple y complejo, no podemos nadar contra corriente, nuestra vida es como el curso de un río, que nace y fluye hasta que muere en el mar, va marcando su cauce y buscando los recorridos más “fáciles” para que no se produzca una muerte anticipada, el río siempre va cambiando la dirección del cauce, y fluye con la orografía del terreno para que su caudal no se vea mermado por algún agente externo, que le impida expandirse y desarrollarse para alcanzar su verdadero camino o “Do”, camino que muestra su propia personalidad. Hombre y río, río y hombre, siguen un mismo camino, ambos buscan el mismo principio de fluidez.

Fdo. J. Jesús Bernal.