Raymond Thomas

BIOGRAFÍA Shihan Raymond Thomas Matan (1920-1985)

raymond1Desde muy pequeño y debido a sus abuelos, instructores militares los dos, entra ya en contacto con la Savate (actual boxeo francés). Años después comienza el aprendizaje del judo, combinándolas con el extremo del Aiki-Do (escuela Aiki-kai) y el Kendo; en estas artes marciales ostentaba el 4º DAN, 2º DAN y 2º DAN respectivamente. Con la venida y expansión del Karate en Europa (Escuela Kyokushinkai) consigue uno de los primeros Sho Dan de este Arte en el viejo continente.

En el año 1951 y como consecuencia de una beca concedida por una revista de Cultura y Arte Japonesa, viaja a Japón, sueño dorado de todo Judoka, comenzando a entrenar en al Kodokan (Centro Mundial del Judo), en una de las excursiones turí¬sticas patrocinadas por la revista antes citada, acierta a pasar por un antiguo templo Cinto, denominado TEN MON JI descrito anteriormente, donde con sorpresa observóun entrenamiento de los monjes muy parecido a las Técnicas Marciales. A su requerimiento, el interprete que le acompañaba solicitó información sobre estas actividades. Un monje le contestó que lo que hacían era el Geiko (entrenamiento) del templo. Preguntando en que se basaba el Geiko, fue contestado: El Geiko es el Geiko.

Shihan Thomas solicitó aprender este Geiko y su historia, por lo cual y con el consentimiento del Abad se quedó todo el resto de la estancia en el mismo. Luego de regresar a Europa, codifica todas las enseñanzas aprendidas empezando en pequeña escala a difundir las técnicas de la Escuela del Corazón del Sauce (Miura-Ryu) del que ostentaba el 7º DAN, cuando falleció en Noviembre de 1985.

Como ya hemos dicho, Shihan Raymond Thomas trajo a Occidente la transmisión de la Goshin Miura-Ryu. Este arte está dividido en dos ramas, una Sohei (monástica) y otra Jutsu (guerrera).

Shihan Raymond Thomas desarrolló más profundamente la rama Sohei despertado por el Zen, ya que la rama Sohei está dividida en 4 pilares: GOSHIN-TAI o técnicas con el cuerpo, GOSHIN-BO o técnicas con armas, ZEN o meditación (trabajo del espíritu) y la KAWMPPO o medicina energética. Para trabajar el GOSHIN-DO hay que trabajar estos cuatros pilares. Por el contrario, estamos acostumbrados a practicar solo dos vertientes, es decir, cuerpo y armas, olvidándonos completamente del espí¬ritu, siendo este tan importante o más que el cuerpo. Así que practicando los cuatro pilares se puede seguir perfectamente la VIA o DO, ya que entrenando solo el cuerpo o solo la mente difícilmente se seguirá la VIA.raymond2

Manuel Pacheco entra en contacto con Raymond, a través de la lectura del Budoka, ya que Raymond era el director técnico de la revista y escribí¬a muchos artículos tanto del Zen, como de las Artes Marciales. Hasta ese momento Manuel, esta inmerso en el estudio y profundización del Shotokan, pero con el paso del tiempo fue comprobando que la fuerza física no es eterna y que las lesiones pasan factura.

Al leer los artículos de Raymond, fue entendiendo que las Artes Marciales, no solo es cultivar el cuerpo, sino que la estructura que segía la Miura-Ryu, es más completa e interesante ya que los cuatro pilares básicos de la Escuela Miura, buscan un enfoque más global de la práctica diaria.

Manuel mantuvo numerosos contactos con Raymond, tanto en viajes que él realizaba periódicamente a Barcelona (donde tenia la residencia el Maestro, concretamente en la ciudad de Vic), como en una visita que el Maestro hizo a Rota para impartir un cursillo. La relación también se fue afianzando por correo, hasta que el Maestro falleció en noviembre de 1985.

Con la muerte del maestro la escuela estuvo a punto de perderse por algunas personas sin escrúpulos. Hasta ese momento, los diferentes alumnos que tenia Raymond dispersos por el mundo no se conocían, ya que cada uno había estado entrenando con el maestro por diferentes motivos. Nuestro maestro Manuel Pacheco, contactó con él por la afinidad que les unía con el Zen y a raíz de ahí fue descubriendo una nueva vertiente en las Artes Marciales como era el BUDO TRADICIONAL.

Con el paso del tiempo y después de intentar entrar en contacto con los diferentes alumnos del maestro, Manuel contactó entre otros con José M. Barrera en Barcelona y con Wilfredo A. Morrillo en Venezuela. Manuel hizo varios viajes tanto a Barcelona como a Venezuela, para intentar llevar a cabo la última voluntad del maestro, que era que no se perdiera la escuela y que siguiéramos profundizando en el BUDO TRADICIONAL. Con lo que se legalizó la KOKUSAI BUDO KIOSUJO, centro cultural para la difusión de las Artes Tradicionales Orientales, donde tiene cabida todos los sistemas que sigan la via tradicional y no la deportiva.

El Shihan Raymond Thomas Matan, fué incinerado y parte de sus cenizas se depositaron el la PLAYA DE LA COSTILLA en ROTA (Cádiz),en Barcelona y en Venezuela tras una ceremonia en la que estuvieron presente todos los alumnos que en ese momento entrenaban en el Dojo Sakura.